21 marzo, 2017

Valentina & Cía. 18

Valentina & Cía. 18

En cuanto Nati se fue de casa, me derrumbé en el sillón, con la vista fija en la punta de mis botas. Maripi preparó dos tés y los tomamos sin decir una palabra.

Al rato entró un mensaje de Juampi, que no tenía idea de lo que había pasado durante el día y estaba camino a mi depto. “Vení que tengo que darte una noticia”, le anticipé. “Tirame el título”, pidió él, pero le dije que tenía que esperar porque no era fácil contarlo por WhatsApp.

Llegó antes de lo que yo esperaba. Una de dos: o estaba realmente cerca de mi casa cuando me escribió o voló atraído por la curiosidad.

Me miró con ojos desorbitados y quiso adivinar lo que yo tenía para anunciarle:

–¿Estás em…barazada?

–No, yo no. Nati.

–Ah, ¡menos mal! Me asustaste con esa cara de velorio.

Dijo eso y soltó una carcajada mezclada con un resoplido de alivio.

Me descolocó. En el pecho se me formó una bola de fuego. El calor de la bronca me subió por la garganta, me llegó a la boca y exploté: “¡Sos un idiota!”. Corrí a mi cuarto y me encerré.

¡Lo que faltaba!

Me senté en el piso, abracé mis rodillas y hundí en ellas mi cabeza, con la espalda contra la puerta. Juampi golpeaba y pedía que le abriera, decía que no entendía mi reacción, que no había querido ofenderme. “Esto es una locura, Valen. ¿Qué te picó?”. Pero yo estaba bañada en lágrimas y tampoco tenía muy claro qué me había afectado tanto. ¿Su falta de sensibilidad con el drama de Nati? ¿Su evidente alivio porque no tendríamos un bebé? ¿O una mezcla de las dos cosas?

Después de un rato largo en el que yo no abrí la boca, y mi novio permaneció del otro lado repitiendo “Valen, Valen, Valen”, Maripi le susurró: “Me parece que metiste la pata y que no va a salir. Hoy fue un mal día para Valen y está sensible”.

“¿Y vos qué te metés?”, le respondió él, con un tono agresivo desconocido, “¿No tenés nada mejor que hacer?”. Ahí sí me puse loca: sin abrir la puerta, le pedí que se fuera. Maripi había sido mi sostén y él no tenía derecho a tratarla así. Me extrañó de Juampi: es un pibe ubicado y respetuoso. Fue justamente eso lo que me enamoró de él cuando lo conocí, hace más de seis años, y me ofreció su campera al salir de un boliche.

Dr .Jekyll y Mr. Hyde

Antes de irse de mi casa, se despidió: “Chau, llamame cuando se te pase”.

Maripi me avisó que ya podía salir, pero le dije que no tenía ganas de hablar.

Repasé lo que había vivido
en menos de 24 horas. ¡Todo era una locura! Mi hermana menor me había dicho que estaba embarazada, que el papá no era su novio, sino un tipo casado que no se haría cargo, mi novio casi se había burlado de la situación, ¡y encima había mostrado una faceta agresiva totalmente inesperada! Era la una de la madrugada, y seguramente mi hermana ya habría hablado de su embarazo con mis viejos. Me angustiaba lo que estarían sintiendo Nati, mi mamá, mi papá…

Apagué la luz y me fui a dormir con un dolor de cabeza espantoso.

PALABRAS CLAVE: , ,
¿Te gustó esta nota? Compartila:

Comentarios

Este blog pertenece a:
www.cosmo.com.ar

Archivo

Valentina & Cía. 19

Valentina & Cía. 19

25 abril, 2017
Valentina & Cía. 18

Valentina & Cía. 18

21 marzo, 2017
Valentina & Cía. 17

Valentina & Cía. 17

2 marzo, 2017
Valentina & Cía. 16

Valentina & Cía. 16

6 febrero, 2017
Valentina & Cía. 15

Valentina & Cía. 15

3 enero, 2017
Valentina & Cía. 14

Valentina & Cía. 14

22 noviembre, 2016
Valentina & Cía. 13

Valentina & Cía. 13

17 octubre, 2016
Valentina & Cía. 12

Valentina & Cía. 12

21 septiembre, 2016
Valentina & Cía. 11

Valentina & Cía. 11

26 agosto, 2016
Valentina & Cía. 10

Valentina & Cía. 10

20 julio, 2016

Twitter